13.Feb.2018
Ha caducado su tarjeta de crédito o débito. Y ahora ¿qué hacemos con ella? ¿Cuáles son las formas más seguras de destruir su tarjeta bancaria expirada?

Los tratamientos que recibe una tarjeta bancaria caducada varían de un hogar a otro.

Hay quien la corta en dos y la tira a la basura. Hay quien prefiere conservarla de recuerdo. Así algunas personas optan por guardarlas todas. Una tras otra acumulando decenas de tarjetas en una década. No está nada mal considerando que el chip contiene metales preciosos como el niquel, el cobre, plata y oro! Pero para obtener 2 gramos de oro serían necesarias cerca de mil tarjetas bancarias. Y sumado al reto de la consecución de esta cifra, está la dificultad de aislar cada metal fundido con otro en el chip.

Y no olvidemos a las familias que se las dan a sus hijos para que jueguen.

¡Ningunos de estos procedimientos son seguros!

La mejor opción "casera" a nuestro juicio es la de cortar la tarjeta bancaria expirada en pedacitos de forma que quede inutilizable y tirarla en bolsas de basura diferentes. En Francia es bastante común la entrega al banco de la tarjeta caducada al recoger la nueva. Dicho esto, algunos bancos tienen un sistema de reciclaje sostenible, por lo que valdría la pena preguntar a su banco si es su caso.

Seguridad y protección.

De la forma correcta de romper o destruir su tarjeta, dependerá la protección de su identidad, pues no olvidemos que a partir de cualquier tarjeta un hacker puede obtener datos personales para pasar cargos en su cuenta, domiciliar recibos, etc. Una tarjeta vencida sigue siendo útil. Con su nombre y número de tarjeta se puede falsificar su identidad aunque la tarjeta no sea ya válida. En la banda magnética está guardada su información personal.

Desgraciadamente el fraude entorno a las tarjeta de crédito está en auge. El robo de identidad y del rastro bancario es un problema creciente a pesar de los avances tecnológicos y de los sistemas de seguridad, así que tenga en cuenta estos consejos.

La tarjeta caducada debe inhabilitarse, un tijeretazo no es suficiente si se puede recomponer la tarjeta. Prefiera una trituradora, y recurra a ella en cuanto haya expirado o haya cerrado su cuenta bancaria. Algunas trituradoras pueden destruir el plástico, no sólo el papel, incluso tienen una opción para tarjeta de crédito.

También puede inhabilitar la banda magnética desmagnetizándola con un imán fuerte. Para borrar información confidencial hay que seguir cortando la tarjeta o triturarla para ocultar el número de cuenta. A tener en cuenta el procedimiento especial con el chip, después de quitarlo se inhabilita con un corte o un golpe de martillo.

Lo que no hay que hacer nunca

Enterrar su tarjeta bancaria en el jardín o quemarla ya que contiene químicos que se liberan y no son saludables. No confiarla para juego a los pequeños ya que podría acabar en manos equivocadas. Cortarla en dos piezas dejando accesible nombre, número de cuenta, fecha de caducidad y código de seguridad CVV es lo justo y necesario para comprar online en su nombre de manera fraudulenta.

  • Seguridad con la tarjetas bancarias
  • Destrucción segura de las tarjetas